MIRAR, ESPIAR, NO ESTAMOS AQUÍ POR MUCHO TIEMPO

57c5733bcf9f51780_tsm2_hope_20x24

Así decía, más o menos, Walker Evans cuando definía lo que valía la pena fotografiar a fines de la década del 30. Walker decía además: «En esos tiempos yo era francamente antinorteamericano».

Qué difícil es ser contemporáneo! Quiero decir: Evans es un artista vigente hoy. Podría formar parte del mejor proyecto curatorial (emergente!) que se pueda armar. Para mi eso es ser «contemporáneo». Es ser clásico por la vigencia de tu propuesta, pero además revolucionario porque seguís estando un paso adelante. ¿Cómo es posible esta operación?

19-08-mumbat-chiarenza

Estamos a las puertas de un cambio en nuestros modos de ver.  La mayoría de nosotros, seguimos viendo por el agujerito. Pero ya muchos lo están haciendo de una manera original, de la cuál recién los expertos están escribiendo. Las nuevas formas de mirar tienen, paradójicamente una gran conexión con «las viejas»

Cuando uno pinta un cuadro (para volver al remanido tema de la fotografía como la nueva pintura), lo mira a cierta distancia, igual que cuando mirás el display de tu cámara digital o tu teléfono celular. ¿Estoy en lo cierto?

tumblr_mv0sw10znp1rb15rao1_500

Ahora bien, hay algunas cosas (inocentes perversiones las llamaría) que siguen necesitando del «ojo en la cerradura». Espiar, y capturar el instante del otro cuando no sabe que lo estamos observando, es una práctica irresistible.

La fotografía será entonces (en estos tiempos donde el video parece ser todo) la mejor manera de seguir espiando al otro, para capturar indicios de cómo fuimos alguna vez. ¿Ustedes espían con la cámara?

……………………………..Suban sus fotos!

Fotos: de arriba hacia abajo, Gail Albert Halaban (Out of my window) en París Photo 2016. Cristina Chiarenza (“Cristina Chiarenza 2011-2014” en el MUMBAT de Tandil) en Encuentros Abiertos 2016. Merry Alpern (Dirty Windows)