Nano, no crezcas nunca!

Hace unos días, un joven y promisorio fotógrafo argentino me decía: “Daniel, yo trabajo todos los días para dejar de ser un fotógrafo emergente”
Esa es la meta que muchos de los talentosos  y desconocidos autores y autoras nacionales (jóvenes o no) persiguen de diversas maneras.

La mejor, para mi, es la de tomar muchas fotos. Pensar en fotos todo el tiempo. Pero no limitarse al imaginario de la fotografía para buscar inspiración, y mucho menos para educarse.

Hay otras formas de llegar a la meta tan deseada. Una que siguen algunos es: analizar el mercado, buscar “pegarla” con alguna técnica, algún recoveco creativo no explotado todavía. Y después meterle derecho hacia las galerías y los concursos.

El Nano festival nació para reunir en un evento a todos esos fotógrafos anónimos que persiguen algún reconocimiento, si. Pero que fundamentalmente quieren sacar y mostrar buenas fotos. ES un festival atípico. No quiere marcar tendencias, no quiere dejar de ser “emergente”, no quiere los favores de la crítica.


El Nano festival es una fábrica amorosa de nuevos valores. Y una vez descubiertos, que sigan su rumbo, que vayan donde quieran. Esta idea es un código abierto y está a disposición de todos los que quieran copiarlo. Pero si se fijan en los nombres de los que integran el festival, se darán cuenta de que lo de emergente y abierto es una cualidad de nacimiento que el festival valora y renueva cada año. Ese código es más difícil de conseguir! 🙂

Mañana, a las 19 hs, se inaugura la tercera edición del Nano Festival de Fotografía. La calidad de muchas de las muestras que allí verán, seguramente obligará a alguna comparación con el material que se vio hasta la semana pasada en el Buenos Aires Photo 2013. Siendo eventos tan distintos y con tamaños y objetivos tan opuestos, les propongo el ejercicio tan odioso como útil de hacer una lectura comparada.

Buenos Aires Photo tiene todos los ingredientes necesarios para ser lo que es: un evento multitudinario donde las galerias de arte tienen la oportunidad de vender a sus mejores autores. El éxito de esta propuesta depende casi exclusivamente del criterio de los galeristas.

El Nano en cambio, es un evento abierto a todos los que aman la fotografía, y la practican. Y sus fines no son comerciales. Entonces hay via libre para decir sin tapujos lo que es bueno y lo que no lo es. El festival es autosuficiente. Su nacimiento está indisolublemente ligado a un concepto amplio y descomprometido del ejercicio de  la crítica y la autocrítica.

El sábado 16 a las 17 tendremos también un debate abierto con un tema picante: “Para qué sirven los concursos de fotografía” Andrés Di Tella, Jonas Papier, Fernando Di Sisto y Valeria Gonzalez darán su opinión, y responderán las preguntas de todos ustedes.

Y el domingo a las 19, cuando cerremos el festival, después de la banda invitada y los sorteos, cada uno que haya contribuido con su foto a alguna de las muestras del festival, viene, la despega y se la lleva a su casa. Y volvemos a empezar.

FOTOS: (De arriba hacia abajo)

. Robert Frank mirando una foto de Leandro Piñeiro (pariticipante en la muestra homenaje), en su estudio de NY hace un mes. RF fue entrevistado por Manuel Fernandez, del Nano Festival

. Foto de Paulina Scheitlin de la muestra CENTRO. Convocatoria Nano busca un autor

. Los supernanos ayer en la última reunión antes del festival: De izquierda a derecha, Agustina Vallejo, Eugenia Hermida, Fernando de la Orden, Paula Kirchner, Victoria Egurza, Pamela Ghisla, Mario Guzmán Cerdío, María Paz Germán, yo, Mateo Heras y Manuel Fernandez. En ausencia: Polly Pop, Rodrigo Vives, Jimena María, y Martín Volman.

. Foto de la serie PLASMAS, de Gonzalo Benitez. Convocatoria Nano busca un autor

. Foto de Vito Pérez, de la muestra Homenaje a Robert Frank