NIVEL DE FLOTACIÓN

Ya van a ser dos semanas que cerró el Nano Festival 2017. Todavía nos dura el cansancio y la resaca (no del alcohol que tomamos ehh?). Siempre hay un después del esfuerzo en el que se siente un vacío. Un espacio de tiempo en el que uno se pregunta: ¿Para que hacemos esto?

Hoy, con la cabeza más fresca, miro hacia esos cuatro días tan intensos en FoLa, las más 2.000 personas que vinieron (nos compramos un contador!), y se me ocurre una lista de pensamientos y preguntas:

  1. Fue el festival más exitoso de los siete que hicimos desde 2011, y al mismo tiempo también fue el momento de un cambio importante en en la filosofía que anida detrás de cada una de las muestras que presentamos. ¿Ustedes lo notaron?
  2. Si no lo notaron yo se los digo: el Nano abrió la puerta del campo artístico (donde siempre intentó llenar un rengloncito) y convocó a artistas no fotógrafxs, tanto en sus convocatorias tradicionales como en las invitadas
  3. Incorporó el rol de curador en algunas muestras nuestras (María José Herrera en Territorio, y Jazmín Adler en Cuerpo). También hubo curadores que trajeron los artistas invitados.
  4. Tratamos de profundizar más con nuestro clásico debate del sábado con Gisela Volá, Julieta Escardó y Martín Estol, más el aporte de Juan Travnik y Vanina Goldstein desde la platea. ¿A ustedes qué les pareció?
  5. Fallamos (pero no tanto) en nuestra estructura financiera. Nos hubiera encantado colgar obras originales de Oscar Bony junto a los seleccionados de la convocatoria, pero los costos de traslado y de los seguros estaban fuera de nuestro alcance.
  6. Sabemos que ahora, tenemos que seguir creciendo. En el primer festival (2011 en el CCBorges) hicimos cinco muestras en total. En 2017 fueron nueve. ¿Hacia dónde piensan que deberíamos ir?
  7. Estamos conformes con una sola cosa: seguimos siendo una organización de gente, reunida espontáneamente, que se dedica a promocionar el trabajo de valores emergentes. Nuestra vocación es la gestión y curaduría de esos artistas que no encuentran un lugar tan fácilmente. ¿Ustedes piensan que deberíamos abrirnos a los consagrados?. ¿Sería una forma de conseguir más recursos?
  8. Nos gustaría ganar la calle, seguir ocupando las paredes de FoLa (Gracias Gastón Deleau!) pero expandirnos, crear una red. Hacer sinergia con otros proyectos, pero no con los que giran en torno al repetido carrousel de los festivales internacionales. ¿Cuáles serían nuestros asociados naturales?
  9. Hemos llegado a tener un buen nivel de flotación, que se mantiene constante. ¿Y ahora qué?