Nuevo DNI

El 28 de febrero de 1967, John Szarkowski, director del departamento de fotografía del MoMA publica el texto fundacional de la muestra NUEVOS DOCUMENTOS, que tendría lugar desde esa fecha y hasta el 7 de mayo en la salas del museo. 32 fotos de Diane Arbus, 30 de Lee Friedlander, y 32 de Gary Winogrand, con un breve texto introductorio que comenzaba así:

“La mayoría de los llamados fotógrafos documentales de la generación pasada, cuando este título era nuevo, hicieron sus fotos al servicio de una causa social. Era su objetivo mostrar lo que estaba mal en el mundo, y persuadir a sus contemporáneos para entrar en acción y corregir esos males.

En la pasada década una nueva generación de fotógrafos ha enfocado su mirada documentalista hacia más personales encuadres. Su objetivo no ha sido modificar aquello que está mal, si no simplemente conocerlo. …”

46 años después en Buenos Aires, inspirada en aquella histórica exposición, tendrá lugar una muestra que aspira a señalar un nuevo camino en la fotografía documental local.

La gran crisis que conmovió a la Argentina en 2001 disparó también, en más de un aspecto, una inusitada reserva de creatividad que venía nutriéndose silenciosamente en el trabajo de muchos artistas que hoy son los protagonistas de la actividad artística nacional.
En el campo de la fotografía documental, siempre asociada a las pocas voces independientes que se desprenden del periodismo gráfico, la gran influencia del llamado Movimiento del Periodismo Gráfico Argentino, nacido hacia el final de la última dictadura, se fue diluyendo en la década menemista, al igual que otras muchas manifestaciones artísticas en la Argentina.


Los sucesos de diciembre de 2001 volcaron a las calles a cientos de jóvenes fotógrafos ávidos de acción y contacto con la realidad.

Rodrigo Abd, Alejandro Chaskielberg y Sebastián Szyd iniciaron sus carreras profesionales en medios de prensa durante esos convulsionados meses. Y al poco tiempo proyectaron sus trabajos afuera del país. Rodrigo, en Guatemala y Afghanistán. Sebastián en una larga gira por América Latina, y Alejandro ganando el premio All Roads de la National Geographic Society en 2008.

Desde esos inicios hasta el presente, los tres se han convertido en los jóvenes fotógrafos argentinos más premiados de la historia. 
Con diferentes técnicas y estilos, los tres han desandado el camino de la mejor tradición documentalista. Y en un ejercicio constante de prueba y error, han cruzado el planeta fotografiando. Los trabajos aquí expuestos son una breve muestra de sus recorridos. Rodrigo, con sus retratos hechos con una vieja cámara de cajón, de mujeres guatemaltecas y trabajadores afganos. Sebastián, en su enigmática exploración en India con una cámara de gran formato. Y Alejandro retratando la vida de comunidades indígenas en Kenia a la luz de la luna.

En su libro Arte y Percepción Visual, Rudolf Arnheim escribe: “El objeto que miramos, ya sea en nuestro campo visual inmediato o a través del medio fotográfico, depende de quiénes somos y qué reconocemos de nuestras experiencias pasadas”

Las miradas de estos tres autores argentinos sobre realidades tan diversas y ajenas, coincide con el pensamiento de Arnheim. Con los ojos de sus experiencias en la Argentina de principios de esta década están inaugurando una nueva manera de hacer fotografía documental en la Argentina.

NUEVOS DOCUMENTOS. del 31 al 4 de noviembre en Buenos Aires Photo. Centro Cultural Recoleta. Espacio La Nación.