Ojos que no ven

Si no ampliamos nuestro campo de visión, vamos a quedarnos ciegos. Es así. Hace tiempo que venimos haciendo fotos como si todavía usáramos analógicas, como si todavía tuviéramos asignado «un horario» en el día para ver televisión. ¿Se acuerdan?

Pues no. Ahora vemos todo el tiempo. Hasta hemos llegado a pensar (y algunos teóricos lo afirman) que las imágenes dicen «otras cosas» que no se expresan en palabras, y que no pueden reducirse a ellas.

Paradojicamente,  los medios, la tele y la publicidad nos dicen que las imágenes dicen lo que «ellos dicen que dicen», y no otra cosa. Entonces, saturados de tanto ver, ya no vemos, y para no complicarnos más la vida, buscamos imágenes que no sean ambiguas. Imágenes que nos den respuestas, y no que nos pregunten todo el tiempo.

Pero es así, las imágenes hablan por sí mismas. No valen más que mil palabras, valen «otra cosa» Y vamos a probarlo 😉 , les propongo un juego

Yo les subo estas fotos, y ustedes me dicen:

1. ¿Qué ven en cada una de estas fotos?

2. ¿Quiénes son sus respectivos autores?

3. ¿Está bien el orden en que las puse?

4. ¿Qué relación encuentran entre las tres imágenes?