PECADO ORIGINAL

Uno de los paradigmas del arte del pasado, aparte de la idea de «genio» y la «inspiración», era la búsqueda de la «originalidad». Hoy mismo, entre muchxs de los artistas (jóvenes o grandes, recién iniciados o ya en carrera) persiste esta ambición de hacer algo nuevo, algo que nadie haya hecho.

Aunque ya todos sabemos que esta meta es imposible, seguimos machacando igual. Muchas veces es un pretexto para no hacer nada… y seguir procastinando. Pero hay todavía gente tan naif que piensa que lo original existe, o puede existir. Estando en Bogotá hace pocos días, conversando una noche con varios colegas Alasdair Foster (gran gestor cultural australiano) decía: «Más que originales, es preferible ser auténticos».

Acá les cuelgo ejemplos de Jeff Wall y de Katsushika Hokusai, de Leonel Luna y Antonio Berni. Y una última (bien difícil) de Wall con Édouard Manet. Por otra parte, muchos artistas del pasado, como Degas, Brancussi, Berni, etc.  eran buenos fotógrafos, así que su originalidad estaba basada también en algo que «ya estaba hecho», ¿o no?

Se me ocurren ahora otros muchos homenajes (que palabra tan complicada!) entre artistas del pasado y del presente. Pienso en Sugimoto, en Marcos López, en Leonardo Da Vinci. ¿Qué es lo que buscan los artistas contemporáneos montándose sobre los que otros «genios» hicieron antes? Los desafío a que juntos busquemos una respuesta.

Ahhh! y si acaso hicieron una foto verdaderamente original, súbanla aquí. 🙂