Pequeña muerte y resurrección

«Lo malo no está en que la vida promete cosas que nunca nos dará; lo malo es que siempre las da y deja de darlas.» Juan Carlos Onetti. La vida breve.

Comienza la última semana del año. Y tenemos una selección de fotos que fue mucho más allá de lo esperado, al menos para mi. Agustina Vallejo, Diego Astarita, y Agustina Lapenda inauguraron una manera de editar (dar sentido a un grupo de fotos) que desafía las convenciones. Durante tres días se comunicaron por chat e intercambiaron diferentes selecciones via Dropbox. Yo asistí (sin intervenir) a esa curiosa y divertida conversación.

Guadalupe López (amiga y compañera en LN) me dijo que  «el medio siempre es el mensaje» aludiendo al título de mi post anterior en donde yo expresaba mi deseo de que no lo fuera! Mi intención no era contradecir a McLuhan. Releyendo el chat de los chicos durante estos días, y paseando otra vez por los diferentes archivos que se intercambiaron me di cuenta de que estaban trabajando sobre otro medio y que ese debería ser el mensaje. El medio cambió radicalmente. La fotografía no es solamente  lo que era, un objeto físico. La fotografía sigue siendo una manera de ver el mundo (y si no, miren ustedes las fotos de los 180 miembros del grupo 15DICIEMBRE31) y además fue materia prima  para la mirada de tres jóvenes editores. En este útimo caso, condicionados por las fotos disponibles, por sus propias intenciones y por las inciertas expectativas que pesaban sobre sus puntos de vista.

Todo un experimento. No quiero imaginar cómo será en un futuro próximo compartir en tiempo real con todos los participantes el debate de los editores. La tecnología actual tiene posibilidades extraordinarias y mi costado geek es demasiado «analógico» para aprovecharlas en toda su dimensión.

Pero volvamos al tema del grupo. La primera semana arrojó, a mi modo de ver, un resultado convencional. Muy bueno! pero previsible. Me refiero a la selección final. Si vemos la edición en bruto previa, encuentro ahí claves que hubieran permitido un resultado más audaz y menos atado a la idea de los editores sobre las expectativas de la audiencia, o la propia necesidad de darle «un sentido al mundo». Y se lo encontraron del modo más accesible para todos. No es fáci tarea además, teniendo en cuenta que fueron tres editores y no uno. Quiero decir: el resultado de la primera edición tiene más relación con el «viejo medio de la fotografía» que con las posiblidades de trabajar en este entorno tecnológico que ya no es tan novedoso. Todos estos detalles del proceso dan para charlar largo y tendido, y me encantaría conocer sus opiniones

Pero se supone que los posts en un blog debe ser breves!, como la Vida Breve que nos deja Juan Carlos Onetti en su obra cumbre. No, seguramente no. Pero los invito a que sus palabras y nuestro entendimiento sean una linea argumental para la última semana del año. Les propongo que sigamos fotografiando hasta el día 31 y que otros editores tomen la posta de nuestros queridos amigos Diego y las dos Agustinas para terminar atravesando los espejos, como los de Alicia, para ver la realidad de este fin de año, deformada por múltiples miradas combinadas. Lo más próximo a la verdad.

Fotos: Diego Astarita, Albano García, Agostina Tovagliari