PhotoEspaña 2008. Siempre es bueno volver a casa

El lugar en el que vivimos es lo más importante de nuestras vidas. Aunque otras experiencias y sentimientos estén más presentes durante nuestra existencia. La casa en la que nacimos y luego todas aquellas por las que vamos transitando. El barrio, la ciudad entera son los que le dan el marco y el sustento a todos los momentos de la vida. Desde un lugar miramos el mundo, aunque a veces sea por la pantalla de un televisor!

La instalación que se ve arriba se titula “Thanksgiving Turkey”  de Mateo Maté. Ayer la vi en la muestra de la Colección Caja de Burgos y en un primer momento me pareció tan grotesca que ni me detuve a apreciarla. Estaba muy ansioso por absorver la ecléctica colección Cotronneo, un extraordinario conjunto de fotografía italiana contemporánea que abarca desde los clásicos como Mario Giacomelli y Ferdinando Sciana, hasta proyectos que incursionan en el video como este de aquí abajo, donde animales y personas se asoman al mundo y nos miran exactamente con la misma expresión. Una curiosa experincia, la obra que está en movimiento y observa al espectador.

Pero finalmente siempre es bueno volver a casa (y la fotografía es mi casa también). En la muestra “Home” Bill Brandt describe los hogares y la vida cotidiana de la clase trabajadora inglesa entre los años 30 y el comienzo de la II Guerra Mundial. Un conmovedor retrato del sentido de pertenencia de una generación que enfrentó la guerra y la destrucción aferrándose a los ritos de la vida cotidiana, al juego en las calles, la cena en familia, o el acogedor silencio que sentimos en la mañana, cuando acurrucados en la cama, no queremos despertar a la realidad.

Pero Bill Brandt se merece un comentario aparte. Ahora me voy a Cuenca, a ver la muestra del argentino Esteban Pastorino y depués la seguimos con Brandt.