Pinta tu aldea

La fotografía sin cámara no es ningún invento… dijo Man Ray hace más de 70 años. Intervenir fotos con objetos, pintura, hacer collage, etc, tampoco es ningún invento, dijo Tristán Tzara también hace un montón. O si no lo dijo, lo pensó 🙂 . Entonces, ¿por qué nos sigue molestando que alguien toque nuestras fotos documentales?

Por un lado pienso que se trata de un fetichismo mal entendido. Nos consideramos los propietarios de todo lo que sale de nuestras cámaras. Y además pensamos que eso que sale no hay que tocarlo después. Salvo que decidamos pergarle unos roscazos de LightRoom, claro.

Alguien dice que si la fotografía no se renueva en su lenguaje, el circulo vicioso que vamos creando va a terminar por ahogarla. Pasen y vean los resultados de los trabajos de los alumnos de todas las escuelas de fotografía. Comparen, piensen, opinen! Porque yo, seguramente estoy mal informado.

Entonces me pregunto: si quiero decir algo respecto de una cosa que no vi, y mi herramienta es la fotografía, ¿Qué tengo que hacer? Abajo les anoto algunas posibilidades que estoy analizando:

1. Hago un taller de historia del arte

2. Hago un taller de collage

3. Hago un taller de dibujo, o de acuarela 

4. Experimento por mi propia cuenta y el año que viene me presento al Salón Nacional, pero en Nuevos Medios.

5. Sigo haciendo fotografía directa, en la creencia de que el lenguaje se puede renovar por la forma de mirar

Mientras contestan las preguntas, les pido que suban sus «fotos intervenidas». Estoy seguro que todos tienen. Suban y las vamos discutiendo.

¿Quién empieza?

Imágenes: Gerhard Richter