PONER EL CUERPO

Hace algunas semanas le hice una entrevista a Juan Travnik, con motivo de la próxima edición del Nano Festival.  Uno de los comentarios de Juan me dejó pensando.

Juan decía, en referencia a los temas de las convocatorias del Nano, que era hora de empezar a «poner el cuerpo» en nuestra práctica artística (por no decir fotográfica). Según Juan (y comparto su opinión), los tiempos que corren sirven para que cada vez más, hagamos todo en un ambiente virtual. Hasta tomar fotografías se ha vuelto una práctica que la podemos hacer a distancia. El caso más evidente y de moda en estos días es la utilización de drones.

Poner el cuerpo no quiere decir «hacernos selfies desnudxs». Creo que Juan quería decir que la esencia de la práctica fotográfica es «estar ahí» donde algo sucede. En el mundo del fotoperiodismo esto era regla general (ya no), por ejemplo.

Actualmente, para mi, «poner el cuerpo» es ir en profundidad en los temas que elegimos para fotografiar; es darles tiempo, espacio, inteligencia y capacidad de persistir. La técnica digital nos invita constantemente a «pasar a otra cosa» rápidamente, a no reflexionar. ¿Será por eso que estamos llenando la nube de fotos intrascendentes? No, estoy seguro que no.

Pero ahora me explico por qué a tantxs jóvenes fotógrafxs les gusta la foto callejera. Es una manera de practicar el «toco y me voy», de no enfrentar la situación, de no utilizar la cámara para lo que más sirve: conocer otras realidades.

Basta de fotos de parejas, hijxs, hermanxs, amantes y mascotas!. ¿Qué imagen nos está devolviendo el espejo? Es el rostro de de la soledad en la que nos encerramos con nuestra pequeña cámara digital para lograr alguna pasteurizada autosatisfacción. Ese problemita tiene un nombre.. ¿adivinan?

Aquí les subo algunas imágenes de artistas que a mi juicio han «puesto el cuerpo». Tal vez no es lo que esperan después de este comentario mío, pero para eso está la nota, para discutirla. ¿Quién empieza?

Raymond Depardon. «Chile, 1971»

Thomas Demand. «Control Room» 2011

Nicoás Saez. «Marcas en el paisaje» 2015