PRINCIPES DE LA CALLE

El escenario del fotógrafo es más la calle que el paisaje natural. La fotografía es urbana por naturaleza! 🙂

¿O no? Charles Negré (abajo) fue el primer fotógrafo callejero. Y la archifamosa imagen de Daguerre del señor y el lustrabotas fue un paisaje urbano

Gracias a estos señores, empezó una tradición que continúa hasta hoy. Pero no sabemos cuánto tiempo más va a durar. La fotografía en la calle no pide permiso. El sujeto está en todas partes y la espontaneidad es la única regla. Hay autores que se atreven a reflexionar sobre estos únicos postulados (Marcos López aquí abajo).

Otros ejercen su derecho adquirido y lo llevan hasta las últimas consecuencias (Leandro PIñeiro, abajo). En esta época, en donde la intimidad está de moda, cada vez es más difícil fotografiar en la calle, porque todo el mundo quiere ejercer el derecho a preservar su intimidad, a no ser publicado fuera de contexto, a cobrar por su imagen, a salir retratado como uno quiere y no como uno  es, a elegir cuándo, dónde y cómo. En una palabra, toda la actividad humana retratable deberá estar escenificada y autorizada previamente.

Si estas limitaciones siguen asfixiando la actividad de los fotógrafos callejeros, ¿qué imagen tendremos de nuestra sociedad actual dentro de 30 años? Espacios vacíos. Personajes de teatro en escenarios magnificamente iluminados.

Me pregunto (les pregunto) ¿Cómo sería nuestra relación con el pasado reciente en la ciudad si no tuviéramos la foto de Sara Facio que encabeza este post?

El jueves inauguramos en el Espacio La Nación en Buenos Aires Photo 2014, la muestra PAISAJE URBANO. Vengan y vean las fotos de Sara Facio, Aldo Sessa, Marcos López, Rafael Calviño, Leandro Piñeiro, Facundo de Zuviría, Marcos Zimmermann, Juan Travnik, Diego Levy y Gabriel Díaz.

Los invito a juntarnos en la muestra y seguir este debate personalmente. ¿Quién se prende?