¿Qué es la crítica?

Paco de Lucía decía en una entrevista allá por 2007 que «ya todo está hecho, no inventamos nada. (…) Lo que antes nosotros llamábamos copiar ahora se le dice citar»

Imaginen un mundo de imágenes originales, fotografías nunca vistas por todos lados. Piensen aunque más no sea por un instante en cuál sería la crítica que se podría hacer sobre ese mundo visual ideal que, por su condición, sería incomparable. Nada, yo no podría escribir ni una palabra. De todas maneras, en este reino de lo ya visto, es muy poco lo que puedo escribir como crítico. Por un lado, no sé si tengo las herramientas para evaluar correctamente el arte fotográfico actual, y si acaso me atreviera a opinar (que es una forma válida de la crítica después de todo) en poco tiempo ya no tendría amigos. Esta forma de periodismo bloguero, interactivo y democrático (dentro de ciertos límites lógicos), es una máquina de fabricar enemigos. Es inaceptable para un artista ser criticado por los que, él siente, no son sus pares. Y los blogs se nutren de la participación de los llamados comentaristas, que en general están bien alejados de esos círculos.

Entonces hay que aceptar lo que hay, sacar pecho, y avanzar (hacer y mirar fotos) e intentar renovar el lenguaje. Ahi está la clave. Si el lenguaje fotográfico no se renueva, vamos a caer en un círculo vicioso y decadente. Y quién sabe cuándo vendrá un Renacimiento que rescate sus valores originales. 

Yo pienso que ese Renacimiento, si acaso estos ciclos fueran así y no de otro modo, se está gestando, tal vez,  delante de nuestras narices. ¿Pero quién tiene la autoridad y el conocimiento para señalarlo?. Para recorrer esta historia se necesita de alguien que de vuelta las páginas.