Se busca un autor

Walker Evans, el gran maestro del «estilo documental» ya estaba viejo y tal vez un poco desencantado. Había vendido la totalidad de su archivo, y todavía no le llegaba el reconocimiento internacional que hoy tiene. Dos años antes de morir hizo alrededor de 1000 retratos utilizando una Polaroi SX-70 (arriba). Las fotos son en su mayoría de alumnos, alumnas, amigos, personas cercanas. El tono desafectado de siempre, pero la técnica es mucho más pobre que en sus famosas fotos de la gran depresión. El encuadre y el punto de vista está a mitad de camino entre la falta de intención y las ganas (encubiertas, disfrazadas, como todos los deseos de W.E.) de ver «algo más».

Arriba algunos de los retratos de la serie «Execution Portraits» de la prisión de Tuol Sleng en Camboya durante el apogeo del Khmer Rouge en 1976. No se sabe quién, o quiénes, fueron los autores de estas fotos. Todas fueron hechas poco tiempo antes de ejecutar a los prisioneros. Tanto en el caso de Evans, como en Execution Portraits existen datos (que no están en las fotos) que resignifican las imágenes. En el caso de Evans, es increible que sean tan malos retratos! ¿O no lo son?. Y las fotos de los pobres prisioneros son excelentes!

Arriba les pincho una captura de pantalla del proyecto Every Day, de Noah Kalina. Las fotos individuales apenas me aburren. Hay que ver el video en youtube, está mucho mejor! Tenemos entonces tres modos diferentes de encarar el retrato. Los únicos que para mi se sostienen por si mismos son los de los prisioneros, los que precisamente no tienen autor.