Sexto sentido

Está comprobado, ya lo decía Gary Winnogrand: «Cualquier cosa, y todas las cosas son dignas de ser fotografiadas». No hay límites, aparentemente. ¿Qué sucede cuando queremos fotografiar algo que ya no existe? También hay una respuesta para este interrogante. Debido precisamente a su principal cualidad, la verosimilitud, una fotografía tiene un alto componente evocativo. Mucho más que una pintura, por ejemplo.

No será tarea fácil fotografiar «mi estado de ánimo». Y casi imposible viajar en el pasado y fotografiar «cómo era mi estado de ánimo» digamos, hace 25 años. Estamos ante un gran problema de representación. Tal vez por eso Sergio Liste está ansioso.  Hiperactivo y maniatado al mismo tiempo. ¿Como se puede fotografiar los propios fantasmas? Sin googlear se me ocurren dos autores: Francesca Woodman y Duane Michals. ¿Me ayudan con algún ejemplo?

¿Se acuerdan de El Sexto Sentido?.  ¿Se puede ser documental y fotografiar lo que ya no existe? Aquí les presento dos fotos de «Prendé los ojos» título provisorio del trabajo retrospectivo que Sergio se propone desarrollar. Les propongo un viaje a la infancia, un intento por rescatar lo que casi hemos olvidado.