Simulación de un engaño

Las apariencias engañan! dice el viejo refrán. Y es cierto. El ejemplo más claro es la clásica foto carnet. ¿Quién podría decir algo acertado de una persona a partir de su foto carnet? Hace no muchos años, en los estudios de fotografia (al estilo Annemarie Heinrich) te podían hacer un retrato para el documento tecnicamente impecable, y además cuidaban tu mejor perfil, te peinaban antes, te quitaban los brillitos. Y después retocaban la foto…. para seguir engañando con las apariencias.

Para bien o para mal, las apariencias siempre engañan. Esta conclusión es el meollo elemental de cualquier fotografía. El arte de engañar es una de las materias básicas que tiene que aprobar cualquier aspirante a fotógrafo. Dar una imágen que no tenga nada que ver con lo que nos está pasando. Ser más joven, ser jovial, tener los ojos más claros, el pelo más rubio, eliminar las arrugas. De todas maneras, lo más efectivo sigue siendo engañar con la expresión.
Una de las tendencias más desarrolladas en la fotografía contemporánea es la búsqueda de la «no expresión». El alemán Thomas Ruff es un especialista. Fotografió a todos sus amigos y lo logró. Nada che, un enigma completo.

El norteamericano Noah Kalina se hizo una foto de tefrén, cada dia durante seis meses! sin poner cara de nada. Lo logró, su trabajo no sirve para nada tampoco. Ya usé esta cita pero me encanta Buika: «Si vas a mentirme, miénteme bien» grita desde mi IPOd (perdón, me tengo que distraer! es mi primer día en la fábrica de noticias después de mis vacaciones…. póngase en mi lugar, por favor)

Cuento los minutos que faltan para el cierre del lunes… recién  empiezo y ya no doy más. Me acabo de pelear con un editor en Sao Paulo. Mi jefa no me pasa la nota que tenemos de Nadal. El teléfono no deja de sonar. Hay personas que se acercan, sigilosas, por detrás mio y me hablar de repente!

Yo me mantengo firme e inexpresivo. Cold man me gustaría ser, como Bob Dylan (o no era de Bob)?!. Pero no, si hasta en mis fotos carnet se nota mi «cortera» de entendimiento, mi confusión emocional crónica. En definitiva: mi estupidez rotunda. ¿Y ustedes? ¿qué ven en sus fotos carnet?