Sin comentarios

Cuando el vocero de un jefe de estado, requerido por la prensa con motivo de una noticia de primera plana, dice: «sin comentarios», lo que en verdad quiere decir es que los comentarios podrían ser tantos que mejor no decir ninguno. Y cuando hablamos de fotografía, para mi es lo mismo. Cuando menos digo, más comento. Cuanto más adjetivos, menos claro está el panorama. ¿Ustedes qué piensan? ¿Me lo ponen en FB? En este blog, paradojicamente, los «comentarios» de los lectores funcionan bastante mal.

Ayer estaba mirando la famosa images de Lewis Hine (arriba). Pertenece a su serie del trabajo infantil. Recién, pensando en esta foto y sus implicancias, subí un breve post en el sitio de mi taller (clic aquí!) y sigo pensando, pensando, pensando, mientran intento mi primera toma usando INSTAGRAM. Quiero hacer una nota al respecto! A mi me parece que INSTAGRAM es como un contestador automático. Siempre te dice lo mismo….

En fin, me fui de tema. Yo les pido que miren la imagen de Lewis Hine. Dos siglos después les pincho (arriba) la foto sobre fábricas en China del gran canadiense Edward Burtynsky. Los tiempos cambian, pero la vocación de denuncia de los grandes fotógrafos permanece. Hace unos años mi estilo preferido hubiera estado más cerca de Sebastiao Salgado. Pero hoy quiero ver las cosas por mí mismo. Marche un café, corto, sin azúcar!