Suerte y buenas fotos 01

2b

Fue un placer seguir vuestros comentarios desde el primer post del viernes. Fede se perdió y está confundido. A Daiana le encanta empezar la charla los viernes, pero también se perdió. Rodrigo es imparable en sus sabios comentarios, pero está en la personal (diría Pizutti [¿?]) PGZ es nuevo en el blog y su mirada es un poco más fresca, no? Digo, sus comentarios no están tan contaminados por la influencia del «ambiente fotográfico local». De paso les pregunto: ¿Existe un ambiente fotográfico local? ¿Varios?.

En fin, a lo mio. La experiencia fue muy interesante pero como dicen los viejos blogueros: «Corto y a los bifes».  Igual, voy a terminar los debers prometidos! Aqui tenemos tres fotos que son las mejores, las elegidas, las confundidas en la apilada que comencé en un pico de ansiedad bloguística. Y parece que tuvo algún efecto beneficioso el esfuerzo después de todo. Desde ayer los lectores están enviando más fotos. Incluso algunos comentaristas del blog se han animado también!

La primera foto elegida es la de arriba, de Nacho Pello. Hoy estoy superpositivo. No encontrarán ni un comentario sarcástico en este post amigos, amigas. El díptico es un sofisticado dispositivo fotográfico. Asi nomás. No son muchos los que saben de esta herramienta tan simple, tan frágil, tan efectiva, tan novedosa como antigua, tan, tan… no sé. El movimiento que tiene el conjunto que publica Nacho es sólido, bien direccionado. La diferencia de planos, uno alejado, el otro bien cerca. El gesto del anciano. el «look», la luz tan «Bressoniana». Me gusta hasta el detalle de diseño (en estas fotos que son puro buen diseño) de la franja negra en la imagen de la derecha. Todos los elementos sostienen la justificada pretensión visual del autor. Es pura poesía. Es un haiku! La dignidad de este viejito bien vestido. Su tristeza y soledad. Los indispensables elementos del paisaje. No escribo más. Me encanta la foto y digo por qué. No se ofendan! Y comenten, por favor.

Mañana sigo con las otras dos fotos…