Un album familiar (otro)

Estamos escribiendo la historia de la fotografía, todos los días con los millares de imágenes que producimos. Qué bueno sería saber quién, o qué equipo de historiadores, podría compilar y clasificar este corpus descomunal e incontrolable.

Por el momento podemos poner en cuestión algunas supuestas verdades de la fotografía en el mundo de las redes sociales. Nombro dos: la intimidad, y las malas noticias.

La intimidad que vemos a diario es la del album familiar convencional. Ese que veíamos con nuestras abuelas después del almuerzo de los domingos. Allí se legitimizaba ante nuestrxs novixs el origen de nuestro ser amado, su aspecto, sus padres, el amor que siempre la había rodeado hasta llegar al nuestrx

Entonces es la intimidad feliz la que queremos comunicar, no aquella de los malos momentos, o de la soledad insoportable.

Las malas noticias no figuraban, no figuran, en el album familiar tampoco. En las redes de hoy (al igual que en el album tradicional) no vamos a encontrar conflictos ni muertos, ni abandonos. Somos sujetos y al mismo tiempo medios de nuestro mensaje. Y éste es edulcorado y elemental :). Impenetrable en más de un sentido. Creo que en Flickr estábamos mejor!

Arriba les cuelgo una foto que más de uno conocerá ;). Es de un album familiar y tiene una forma extraña de representar una mala noticia. Algo ha ocurrido para que alguien se atreviera a semejante mutiliación.  Cortes, mutilaciones, correcciones con birome. Todas aquellas imágenes en donde se ha intervenido para apuntalar la corrección del álbum familiar y librarlo de seres indesables o narices antiestéticas….

Vayamos construyendo un álbum familiar alternativo en este posteo. ¿Quién se prende?