UN COMPLETO DESCONOCIDO

En este juego que empezamos el 24 de diciembre, al séptimo día nadie va a descansar. Todos están participando con muchas ganas. Y les anticipo: los que no hayan podido subir sus fotos a tiempo, háganlo ahora, que todavía nos falta saber qué haremos con todas estas fotos. ¿Se les ocurre algo?

Como les decía, la séptima consigna de #UNAFOTOPORDÍA es, a mi juicio, la más difícil de todas. Como habrán visto, el ritmo de las consignas fue como un sube y baja. Después de una bien fácil, venía una un cachito más complicada, y así.

Fotografiar a un completo desconocido o desconocida, es una tarea que para algunos puede ser muy fácil, pero para los más puede resultar una barrera infranqueable. También tendremos aquellos que disfracen la consigna y fotografíen «al novio de mi hermana, que no casi no lo conozco». Pero no amigxs, la gracia de este juego es que sientan la adrenalina de la prueba. Hay que salir a la calle, meterse en un negocio, o asomarse por una ventana y… relacionarse. Y conseguir una buena foto.

Lo ideal sería tener una galería completa de rostros interesantes para discutir. Como dijo el gran Giovanni Morelli: «En los rostros de la gente siempre puede leerse algo de la historia de su época, si se sabe leer en ellos»

¿Quién empieza?

Hagan click acá para ver todas las consignas de #UNAFOTOPORDÍA.

Y recuerden que el sábado la consigna será:

Construí un objeto con tus propias manos con los materiales

que tengas a mano. Fotografialo

Fotos: Alfredo Srur, Lars Tumbjörk