Un día perfecto para comenzar

Cada uno tiene su propio sistema. Yo no sé ustedes, pero a mi me funciona el mío y no otro. Lo principal es volver a la calle. Sentir que, después de una razonable cantidad de disparos sin dirección, el tema empieza a vislumbrarse en mi mente. Aunque después lo que vea no me convenza del todo.

Yo les cuento entonces cómo empiezo un proyecto después de una temporada sin fotografiar. Ustedes me cuentan el suyo.

1. Primero que nada, me compro una cámara nueva. Si no tengo suficiente plata, me compro un lente. O si no, pido una cámara prestada. Cambio el formato, el soporte. Necesito que la herramienta sea distinta, qué tenga nuevas y desconocidas dificultades. Es la única manera de vencer “mi estética estática”

2. Con equipo nuevo ya siento que el aire circula más libremente por mi cerebro. Ahora necesito un tema. Entro en el blog del New York Times y busco el tema. Luego entro al blog de Alec Soth y encuentro el estilo

3. Busco la inspiración en esta entrevista a Rob Honstra!

4. Ya me sietno mucho mejor!  me imagino los premios que voy a lograr por tan soberbio proyecto 🙂

5. Ahora si, tengo equipo, tema, estilo, inspiración y premios!. Nada más puedo pedir.

¿Ustedes cómo hacen?

 

Fotos: Rob Honstra