Un problema de fondo

Fotografiar un árbol no es tarea que pueda hacer cualquiera. Un árbol es un objeto especial, más complejo que un ser humano. Giacometti era un gran fabricante de árboles.

El arbol tiene un problema de fondo. Y éste es, precisamente, el fondo. ¿Cómo hacer para que lo que está atrás no nos impida ver el árbol? Y no hablo del bosque, no. Atget y Lee Friedlander, Wolfgang Tillmans, son grandes retratistas de árboles.

Si quieren ver fotos increibles, los linkeo con Luminous-Lint para que se insipiren

Hay dos clases de árboles: los que están en la naturaleza, y los pobres que sobreviven en la ciudad. Buenos Aires es famosa por sus arboledas. Pero no hace falta acercarse mucho para darse cuenta del estado lamentable en el que se encuentran la mayoría de ellos.

Los árboles se retratan; porque son como cuerpos, con cara, extremidades, pelos y señales. Entonces, ¿Cuál es la actitud frente al árbol?. Primero hay que plantar la cámara en trípode, para estar en igualdad de condiciones. El árbol tiene que saber que estamos ahí para algo más que mirarlo. Después, hay que hablarle, relacionarse. ¿Ven? ES lo mismo que fotografiar personas.

Esta es para mi una lección de fotografía. Si puedo fotografiar bien un árbol, puedo fotografiar cualquier cosa.

Les propongo para terminar la semana, y comenzar la que viene (santa semana!), que suban sus fotos de árboles y consignen la especie. Más aún: ¿por qué no salir a fotografiar árboles?. Y. Aprendamos esta lección de fotografía. ¿Quién empieza?