Una chica en su cuarto

Perdón, estoy hiperactivo, no puedo parar. Tengo que salir a los repiques para el diario. MIentras juntaba las cosas en mi mochila, tomaba el último café, buscaba medias limpias, me terminaba de bañar, repasaba los tiulares del diario, y paseaba por PhotoEye, me encontré con este proyecto de Rania Matar sobre chicas en su cuarto. Si leen su introducción, se darán cuenta que su punto de vista es tan correctísimo, que ya me cansa. Pero buehhh.. es una madre.

La foto de arriba es interesante, no? En Flickr hay miles de fotos de chicas en su cuarto. Gisela Giardino, también lo hace, pero ella misma es su sujeto. Su discurso es un poco más agresivo a veces, otras más literario, críptico, incendiario! siempre exhibicionista. Y no es una crítica! Se los recomiendo. Gisela es una de las primeras usuarias de Flickr en Argentina.

Luego, me pregunto por qué esa necesidad de mostrar parte (solo una parte) de la intimidad a millones de personas. ¿Qué objeto tiene que puedan ver nuestros platos sucios y nuestras medias rotas? Se acuerdan de Tulsa, de Larry Clark? (foto de arriba). Ese pibe si que hizo una historia con la intimidad (la suya y la de sus amigos jonkies!). Son fotos de hace cuarenta años. Ahora que lo pienso bien, las fotos de Rania están bien buenas…..por lo menos me tranquilizan un poco!

Me voy corriendo y les dejo una frase que pasó María: «La rebelión reside en mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos», de Alejandra Pizarnik. Eso hizo Francesca Woodman.