Una ventana al mundo

Cuando era chico, los maestros me decían: nunca incluyas textos dentro de tus fotos, porque limitarás la universalidad (si acaso eso fuera posible 🙂 ) de tus imágenes. El que no sepa el idioma en el que está escrito el texto, no accederá a sus significados…

Facundo De Zuviría  (encabezando este post) va por la contraria y ha construido, al igual que otros como Bruno Dubner, una obra alrededor de la fotografía de textos. Lo que importa diría uno que sabe, es la forma. Y la forma es una de las grandes preocupaciones del arte, en todas sus, valga la redundancia, formas.

Asi que aquí estamos, con letras y por añadidura, vidrieras. Las vidrieras son hermosas (como las mujeres de Winogrand…) No importa cómo estén dispuestas, siempre siempre son ventanas que nos invitan o rechazan, pero nunca resultan indiferentes. Bien lo sabía Walker Evans (arriba) que les rindió homenaje fotografiándolas respetando minuciosamente sus bordes físicos. La selección, decía Walker, ya había sido hecha por el dueño del negocio. El arte estaba ahi, y había tan solo que reproducirlo lo más objetivamente posible.

Entre vidrieras y textos transcurre la narrativa de muchos autores. Algunos como Humberto Rivas que además las cargó de un misterio insondable y son las que para mi más se asemejan a las de Eugene Atget.

Yo colecciono algunas vidrieras. ¿Y  ustedes?

Humberto Rivas y Facundo de Zuviría son representados en Buenos Aires por Rolf Art.