Viernes de premios y entusiasmo

Estaba viendo la galeria de fotos de Jean-Baptiste Mondino en la Galeria M+B. Tengo fascinación por las fotos que hizo de Maddonna a fines de los años ochenta. Pasaba el tiempo nomás…  mientras terminaban de diseñar una página antes del escuálido envío a imprenta. A la mañana desayuné con varios amigos, comimos medias lunas y bagels mientras hablábamos de ideas nuevas nuevas! delirantes! (pero no por nuevas), y tomamos café e hicimos una listita de lo que vamos hacer. Salí entusiasmado, fuera de forma, sin palabras, cansado antes de empezar, alegre por el encuentro, perdido en mi propio barrio. Me quedé con hambre y tuve que ir a desayunar otra vez. Me dolía la cintura!

Pero lo de Mondino no era por esas ideas que charlamos. Mondino me gusta por que es «medio pelo». No es Penn, no es Avedon, no es Meisel siquiera. Es un trabajador. Hay que trabajar,  decíamos hoy durante el dasayuno,  pero también queremos jugar.

Clack, clack, clack, sigo tipeando y aparece Sebas Szyd, y la desafiamos a Julieta para ir a correr. Clack, clack, clack… Un aviso aparece en mi LitghtsTalkers!. Ya se conocen los ganadores del World Press Photo. Vamos al sitio a ver los premios. Las miserias del mundo hermosamente retratadas. La belleza en el rostro de este boxeador fotografiado por Howard Schatz no está en las antípodas de la belleza artificial de aquella modelo vista por  Mondino.

«Las mejores imágenes son aquellas que mantienen su fuerza y su impacto a través de los años, no importa la cantidad de veces que las hayamos visto» dijo Anne Geddes (y no les voy a linkear a esta chica por que sus fotos son espantosas). Yo no comparto, no comparto su opinión. Tengo todo el derecho de aburrirme de fotos extraordinarias. Siempre quiero ver más. Y muchas veces me encuentro con excelentes fotos que me recuerdan a esas «memorables». Y las vuelvo a ver con la mediación de otro autor que les agrega valor. Un comentario sobre la genialidad de otro. Asi se aprende. Ya lo dijo Jim Jarmusch en mi post anterior.  A veces las arruinan también…pero buehh

¡Qué hace uno si se encuentra en la misma situación que Luis Vazconcelos en la foto de arriba? Si puedo mantener la serenidad haría la misma fucking foto. La línea de escudos como fondo neutro para resaltar la expresión de la señora atropellada, y la ubicaría a la derecha de la imagen. Y con ropa de vivos colores es mucho mejor. Esta obviedad, ¿le quita valor al documento? Y si la escena se presenta de esa manera y uno puede dispararla…

«Quería escribir, y quería escribir cualquier cosa. Todo lo que involucrara juntar palabras para hacer algo coherente y de interés para alguien distinto de mí mismo» Decía Raymond Carver.  Hay que ver y llevar lo que uno ve a los ojos de los otros. Es difícil y apasionante. Se nos va la vida en ello.