Vivir en Madrid

Si, me gustaría vivir en esta ciudad. Pero no en un departamento de 28 metros cuadrados y compartiendo la renta! Da igual, yo estoy aqui para reportar lo que pasa en PhotoEspaña 2009 solamente. Nada de hacerse ilusiones. Tengo la lista de los diez mejores fotografos de todos los tiempos pendiente con Kate y recién vengo de una corrida de cinco inauguraciones en tres horas. Me caminé todo el centro de Madrid y no me pude tomar ni una copa de vino!. «Es que las «canaperas» copan las bandejas y los tragos. Estan muy organizadas!» Me contó Alvaro Matías, el Director de Comunicación de PHE2009.

Atravesado por el calor y el cansancio (no paro de sufrir…) llegué hasta el Instituto Cervantes y me encontré con un grupo de amigos muy queridos: los expositores de Descubrimientos PHE2009. Livia Corona tenía cara de cansada pero estaba muy feliz de ver  sus fotos tan bien expuestas.

Emily, Inés, Alvaro y cía (en la foto de la izquierda) intentaban atrapar alguna caña, pero las «canaperas» estaban al acecho como ratones hambrientos. Yo, mientras tanto buscaba desesperado algún punto de equilibrio (¿?) para intentar «ver» algo de todas estas muestras. Me impresionó muy bien el trabajo de Patrick Faigenbaum y me impresionó muy mal tener que recorrerme las cuatrocientas fotos pintadas de Gerhard Richter!

Mejor no opino sin saber y mañana le pregunto a Sergio Mah, el Curador General de PHE. Tengo miedo de meter la pata. HOy estaba medio mareado, y la verdad es que hubiera dado un brazo por un vaso de cerveza. Qué calor que hace en Madrid!

No me quejo y no le busco el lado negativo a este autor. NO, no, nooo. Pasa que Richter tenía unas fotos familiares de lo más divertidas, y apenas se pueden ver de tanta pintura que les aplicó encima. Se ensañó con la familia!

Después de todo, el tema de este festival es «LO COTIDIANO» y la fotografía es el medio ideal para las cosas de todos los dias, hoy más que nunca. Las «canaperas» están en todas las presentaciones. son algo cotidiano me decía Alvaro. Tan arregladas las señoras, son capaces de deglutir una bandeja de tostaditas con salmón en un minuto, delante de tus ojos. Son pirañas estas señoras. Y a mi me parecieron unos personajes exóticos y muy simpáticos. A veces, nada mejor que acercase y ver con un poco de detenimiento la realidad para darnos cuenta de lo extraordinario que contiene. Y si no, lo mejor es ponerla patas para arriba, que seguro tendrá más sentido.