Ya todo está hecho

Sigo a los apurones. Varios teléfonos estan sonando al unísono. Pero la redacción está vacía, asi que no hay quién los conteste.  ¿Por qué estaré apurado, si es tempranísimo? Recién Cata me pasó un mensaje de texto con un buen dato.y quiero publicarlo ya. Lo que pasa es que además me siento un poco temeroso (¿?). Ayer leí en LN que de los 133 millones de blogs que hay en la red, apenas el 1,1 % se actualiza semanalmente. La verdad, yo no tengo idea de quién lee este blog. Algunos amigos me mandan un mail (como para dar ánimo 🙂), pero comentarios, comentarios… no tengo ni uno. Voy a empezar a publicar fotos de chicas dos veces por semana, a ver qué pasa. Pero no me quiero ir de tema. Ahi voy con una foto:

Es de Catalina Bartolomé, de su serie «Cuerpos Femeninos Higienizados», y está colgada en el proyecto BIG-SUR. Se los recomiendo. Un sitio donde se unen imágenes (no solo  fotos!), video, textos.Una convocatoria abierta y joven. Me acuerdo ahorita de la última charla pública de la Tercera Bienal de Fografía Documental de Tucuman. Era un panel que debía sacar conclusiones del festival y  un colega digo: «hay que aceptarlo: ya todo está hecho» Si hay que buscar una manera de ser original, hay que hacerlo por otros medios». Guauuuy! me quedé pensando: ¿Y ahora qué vamos a hacer? hay que cambiar?. ¿Hacia adónde?. Y va otra foto:

La hizo Mauricio Asial, de su serie «Cámara Obscura» . ¿Qué tal  las dos fotitos que les muestro? ¿Ya todo está hecho? ¿O hay que seguir buscando? Un gran diseñador gráfico siempre aconsejaba: «Hacé algo convencional de una manera nueva, y despues hacé algo nuevo de una manera convencional»  Estas dos imágenes que les regalo son supertradicionales (en su técnica) y muy «buscadoras» en sus intenciones. ¿Y si lo hiciéramos al revés? Hago demasiadas preguntas. Me afea el texto, todo lleno de signos! Ahora va un texto que es…eso, un texto:

Es de Encarnación Guzmán, de Panamá. «Delfines» es el título de su breve narración. Respiro tranquilo. Hay millones de blogs vacíos dando vueltas en el ciberespacio. La búsqueda de la originalidad es una meta inútil (siempre lo fue), los teléfonos siguen chillando. La redacción se empieza a poblar. Ya me siento más seguro. Hay una luz en alguna parte. Llega sin aviso, en un mensaje de texto. Sin comentarios.