Yo soy Martin Parr

Supongamos que decido ganar varios premios este año. Hago fotos al estilo de alguno de los artistas locales más reconocidos.

Digamos que puedo copiar a Hugo Aveta, o a Arturo Aguiar (su obra Aborto, arriba), o Santiago Porter. Un ejemplo: hago una foto al estilo de la serie «piezas» de Santiago (abajo). Es una imagen misteriosa y nostálgica, pero no es muy difícil de hacer algo así. Bien, me escudo en el anonimato que la mayoría de los concursos impone a sus participantes y la presento.

El jurado (todos reconocidos profesionales del medio que conocen bien la obra de Porter se enfrenta a las siguientes preguntas: 1) ¿Es una foto que no conocíamos de Porter?. 2) ¿Es un artista que casualmente trabaja el mismo tema y el mismo estilo de fotos que Porter?. 3)¿Es un falsificador que está imitando intencionalmente a Porter? 4) Debería alguna de las preguntas previas condicionar mi juicio?

Ayer vi el documental: The Art of Forgery, sobre la vida del pintor y falsificador alemán Wolfang Belltracchi. Está en Netflix. La historia tiene una profundidad que no está del todo lograda en el film. Una de las principales conclusiones es que el mercado del arte quiere vender autores muy cotizados y poco le importa si las obras son originales o no (mientras no se descubra).

Pero lo más apasionante de la historia de Beltracchi es que algunas de sus falsificaciones fueron mejores que las mejores obras de sus falsificados. Entonces, me pregunto, les pregunto: ¿No es el falsficador un artista también?, ¿dónde está la originalidad?, y ¿dónde, dónde! el arte?.  En el film se aprecia claramente la enorme ignorancia de los entrevistados (afectados) por el trabajo del único que sabía muy bien de qué se trata el arte: Wolfang Belltracchi. Y de las tristes paradojas que el crimen de este hombre trajo tras de si. Giovanni Morelli (al padre del llamado «atribucionismo») se levantaría de su tumba para reirse a carcajadas de estos sujetos que manejan tantos millones.

Por suerte, en el campo de la fotografía artística, ha surgido (hace ya bastante tiempo) una práctica que elimina (en parte) los peligros de la falsificación y se llama: Apropiación.

………………………………….¿Ustedes qué piensan amigxs mixs?