Yo voy

La fotografía nos está cambiando la vida de una manera drámática. Si, es un drama adaptarse a lo nuevo! Los cambios no solo vienen de la mano de algún autor experimentado y talentoso, si no que aparecen como tendencia sin que uno pueda saber de dónde arrancó.

Siempre exisitieron fotógrafos autobiográficos en la Argentina. Pocos se atrevieron al mix que Martín Bonetto nos presenta en su libro Fotorragia (foto de arriba). Desde hace tiempo nos llenamos la boca :), con la fotografía online. Pero los más jóvenes se ponen a hacer libros, y encima hacen participar a casi 90 autores en la aventura. El libro YOSOY (foto de abajo) es la muestra más destacada de una tendencia que parece una mecha de acción rápida, y no para.

Dicen que la fotografía callejera es casi imposible en los días que corren, y además pasó de moda, y redepente aparece el fenómeno de Chicas Bondi, y ni sabemos quién hizo las fotos. Los proyectos se encienden en segundos, al compás del teclado y se convierten en obras, y se terminan colgando en las paredes de las galerías y  se imprimen en decenas de ediciones de libros de autor cada vez más cuidadas.

El viernes leí un artículo en en Página donde pueden encontrar algunos de estos proyectos y más. Yo me pregunto: ¿Cómo seguimos? ¿Es necesario ordenar este borbotón creativo? Dónde están los críticos, los curadores, los investigadores que se necesitan para canalizar tanta producción!

De este lado (en los blogs) les propongo recontinuar el proyecto de la FOTO DE DOMINGO. Hay que darle un lugar a la crítica y este es el sitio ideal. Ustedes me cuentan que les parece la idea. Y si ya tienen fotos para empezar, me las envían a dmerle@lanacion.com.ar y el domingo que viene subo la primera crítica.