You got all the pictures!

Le dijo el fotógrafo norteamericano David Burnett al survietnamita Nick Ut la mañana del 8 de junio de 1972, cuando junto a otros periodistas se alejaban de Trang Bang por la ruta 1, a 25 kilómetros de Saigón. Nick Ut había fotografíado a una niña desnuda corriendo por la carretera, totalmente quemada por el napalm que minutos antes los aviones habían rociado sobre la aldea. Se hicieron otras muchas fotos. Ninguna como esa.

Ayer, había estado mirando el trabajo del artista polaco ZBIGNIEW LIBERA y su serie Positives, donde curiosamente hay una obra basada en la famosa foto que hizo Ut en Vietnam y que el profesor de la NYU Fred Ritchin menciona en su libro After Photography.  Y subí el comentario de acá abajo nomás! Estaba confuso, si si, muy confuso. Y lo escribí como me vino en gana (que para eso están los blogs!).

Hacia las seis de la tarde Mariano De Vedia (el jefe de la sección Cultura de LN) me pidió que escribiera 2.700 caracteres sobre la historia detrás de la foto que hizo Nick Ut, y me dió dos horas de plazo. Para mi es un premio cuando me piden que escriba para el diario (bendito papel!).

Pero en una carillita no ponés nada che! Asi que me dieron ganas de seguirla aquí. Pero no tengo palabras… Miro la foto publicada, con su delicado equlibrio visual. Verdaderamente hay belleza en esa imagen. La comparo con el fotograma original: un fotógrafo aparece sobre la derecha, recargando película en su cámara, lo más pancho mientras la chica grita de dolor. ¿Qué estaría sintiendo Nick Ut cuando disparaba su Leica hacia toda esa gente huyendo mientras los soldados caminaban lentamente?.

Recuerdo el video sobre el fallido rescate del guia Federico Campanini en el cerro Aconcagua hace pocos meses. Ahora si estoy confundido de verdad. Lo que más me llama la atención es que la «reinterpretación» que hace ZBIGNIEW LIBERA  de la famosa foto de la niña, está basada en la toma original y no en la editada posteriormente. Se abren más interrogantes todavía. Ayer, cuando entregué mi columnita, sentí un nudo en la garganta!. Hoy, quiero seguir buscando respuestas a tanta confusión.